Problemitas y problemas del RN

 

Existen algunas situaciones que se presentan en el niño recién nacido y que pueden producir preocupación en los padres.

Dentro de esas condiciones existen algunas que no revisten ninguna gravedad clínica y son manifestaciones normales del niño al nacer o poco después. Conviene por lo tanto que los padres las conozcan de antemano para evitar inquietudes innecesarias.

Otras veces lamentablemente si existe un problema y en conjunto con el equipo médico deberá enfrentarse para lograr la mejor solución posible.

En esta sección veremos primero los "problemitas", vale decir situaciones sin trascendencia médica pero que pueden ser objeto de desvelos en los padres.

 

 

Problemitas

 

Alteraciones de aspecto

           Estas son deformaciones que se producen por la posición intra uterina o el trabajo de parto y salvo lo llamativo de su aspecto desaparecen habitualmente en pocos días.

 

Deformación de la cabeza 

El cráneo del bebé está formado por huesos que no se han fusionado aún. Ese hecho permite que los huesos se cabalguen o superpongan lo que permite que el cráneo se adapte mejor al canal del parto. En un parto normal no es raro apreciar cabezas alargadas que en pocos días van adquiriendo un aspecto más habitual, constituyendo lo que se denomina deformación plástica del cráneo.

           Esta deformación puede estar magnificada por la existencia de edema en el cuero cabelludo en la parte que quedó en contacto con el cuello uterino. Esto es la bolsa serohemática y también desaparece en pocas horas.

           Un poco más seria es la existencia de una colección de sangre entre un hueso del cráneo, habitualmente parietal, y una membrana que lo cubre (periostio). Esto se llama céfalo hematoma y puede persistir varios días , incluso un mes. Afortunadamente, salvo por su aspecto y ocasionalmente por incrementar el nivel de bilirrubina por reabsorción de sangre, no tiene consecuencias ulteriores.

 

Alteración de la postura

           En caso de posición intra uterina algo forzada, por ejemplo niño grande o presentación en nalgas, se pueden producir algunas posturas que pueden persistir algunos días luego del parto. Por ejemplo en el parto en nalgas (niño que viene con sus piernas y glúteos primero) se puede ver un alargamiento bastante característico del región occipital del cráneo. En esos niños dependiendo de la posición en el útero de las piernas estas pueden estar en hiper extensión sobre el tronco.

       Tampoco es raro observar niños grandes en los que existió una flexión lateral del cuello y al nacer persiste esa posición. Se llama posición del violinista y debe desaparecer en pocos días. En caso contrario debe verificarse la indemnidad de los músculos del cuello.

 

          

Baja de peso inicial

 

           Todos los recién nacidos van a tener un descenso normal del peso de nacimiento de alrededor de un 10% en los primeros días.

           Si la madre  ignora este hecho fisiológico sentirá bastante aprensión. Esta se incrementa al sentir que tiene poca leche esos primeros días, lo que también es normal.

 

 

Deposiciones y orina

 

           La primera eliminación de deposiciones del RN lo constituye el meconio. Este es el contenido intestinal fetal y tiene un aspecto verde oscuro casi negro y ligoso. Alquitranado puede ser una buena descripción. El meconio se elimina los primeros dos o tres días y presenta luego deposiciones de transición. En ellas se aprecia aumento del contenido acuoso y el color se hace verdoso, en ocasiones con algo de moco. Puede confundirse con diarrea, lo que si se une al aumento de la velocidad de tránsito intestinal por el reflejo gastro cólico exaltado puede ser motivo de preocupación innecesaria. Al establecerse una adecuada lactancia aparecen las deposiciones normales del niño alimentado al pecho. Estas son semi líquidas, muchas veces explosivas, con olor ácido y de color generalmente amarillo.

           La orina aparecerá habitualmente en el primer día. En ella se puede apreciar en los primeros días de vida un sedimento rojizo que mancha el pañal. Esto que se puede confundir con sangre está provocado por la eliminación de cristales de urato y desaparecerá en pocas horas sin consecuencias.

 

 

Características de la piel

 

           Con frecuencia el RN de término va a presentar algún tipo de erupción en los primeros días. La aparición de manchitas rojas que aumentan y disminuyen alternativamente poco después del nacimiento puede ser desconcertante para los padres. Es probable que el pediatra señale que se trata de eritema tóxico. Este diagnóstico con todo lo rimbombante que suena refleja una situación absolutamente normal y no requiere ningún tratamiento para desaparecer.

           Del mismo modo puede tener al nacer pequeños granitos blancos en la región de la nariz. Son glándulas de grasa que son más notorias en el niño de término y sin mayor importancia.

           El recién nacido viene de un ambiente uterino con menor disponibilidad de oxígeno. Eso provoca una estimulación de la producción de glóbulos rojos por lo que al nacer tiene un nivel de hematocrito y hemoglobina elevado. Esto se traduce por un color rojizo de su piel. En otras palabras son más colorados. Este color puede ir variando los primeros días con aparición de un tinte amarillo. Esto se debe al aumento de bilirrubina provocada justamente por destrucción de esos glóbulos rojos e inmadurez inicial del hígado para excretar la bilirrubina. Esto es la ictericia fisiológica propia de prácticamente todos los RN. En ocasiones, afortunadamente más raras, existe una incompatibilidad entre los grupos sanguíneos de la madre y su hijo. Esto provoca mayor destrucción de glóbulos rojos y el ascenso de bilirrubina puede llegar a niveles tóxicos. En este caso estamos ante una situación diferente y se trata de una enfermedad potencialmente peligrosa.

           Con frecuencia en el caso del niño de término se produce una descamación de la piel en la primera semana de vida. No reviste mayor importancia y basta con lubricar la piel con aceite neutro.

 

 

Cambios en actividad

 

           Al nacer el niño pasa por un período inicial de mayor actividad neurológica. Esto dura de dos a tres horas y luego cae en un estado de somnolencia que dura otras 24 e incluso 48 horas en algunos casos. Conocer este hecho tiene importancia ya que justifica aún más el concepto de favorecer el apego precoz entre la madre y su hijo. En esas primeras escasas horas de vida el niño está más reactivo y logra con mayor facilidad una buena succión del pezón. Esto se favorece además por el hecho que las mamas están más blandas en los primeros días.

           Posteriormente se verá un niño con menos interés en la mamada, o mamadas irregulares. No hay que perder la calma y mantener la facilidad para que el RN esté cerca de su madre y facilitar la succión cuando parezca interesado, independiente de horarios rígidos. Generalmente al cabo de 48 horas la succión se hace más intensa y esto coincide con el inicio del aumento de la secreción láctea por la madre. Generalmente desde ese momento en adelante se verá al niño cada vez más activo en lograr succión y de ese modo aumentar la producción de leche. No olvidar que es el niño el que regula dicho proceso justamente a través de la succión.

 

 

Hechos varios

 

       Estornudos : Que sorpresa e incluso susto sentir a un pequeño bebé estornudar. Con alguna frecuencia en los primeros días tendrá estornudos. Se trata de un reflejo normal que no tiene ninguna relación con un resfrío.

 

       Ingurgitación mamaria : Tanto varoncitos como niñitas pueden tener en los primeros días / semanas algún grado de aumento de tamaño de los pechos. Incluso en algunos se podrá apreciar la salida de unas gotas de leche. Esto se debe a estimulación por hormonas maternas que atravesaron la placenta y desaparecerá en pocos días. No se debe estimular la glándula del bebé ya que ese estímulo puede favorecer una infección.

 

       Secreción vaginal : En algunas niñitas se aprecia en los primeros días una notoria secreción mucosa que sale por los genitales. Incluso en ocasiones se produce un pequeño sangrado que corresponde a una menstruación por deprivación de hormonas maternas. Una vez más se trata de un proceso fisiológico sin mayor importancia.

          

 

PROBLEMAS