EL RECIEN NACIDO


Al nacer el niño se ve expuesto a una asombrosa cantidad de estímulos, tanto imágenes, sonidos, gustos y olores como también sensaciones corporales. Realmente no sabemos como el recién nacido se enfrenta a este mundo, o la medida en que es capaz de organizar esas complejas secuencias de estímulos en un cuadro coherente del entorno. Si nace en un momento de gestación de término sabemos que dispone de sus habilidades sensoriales básicas.

Es capaz de ver pero su visión está comprometida en la acomodación. Esto significa que tiene una distancia de visión óptima más bien restringida: aprecia mejor los objetos situados a 25 a 30 cm. Esto curiosamente es la distancia a la que queda la cara de su madre mientras lo alimenta al pecho. Cuando esta se alarga o acerca pierde el enfoque.
Es capaz de oler y existen experiencias que han demostrado que en forma muy precoz prefiere sentir el olor de su madre.
Su oído y sentido del gusto también están presentes al nacer.
Del mismo modo existe también un torrente de información proveniente de su propio cuerpo como ser sensación de desequilibrio o caída, hambre, frío o calor que igualmente deberá aprender a distinguir y manejar.

Una de las tareas más hermosas de los nuevos padres será ir integrándolo a la familia y al mundo. Para esto es de fundamental importancia ir conociendo al niño, ya que cada niño es diferente, e ir adaptándolo o mejor dicho adaptándose juntos a las nuevas condiciones familiares que significan su nacimiento. Para esto no existe ninguna fórmula mágica y son los propios padres los que tienen que ir definiendo sus conductas con respecto a su hijo, teniendo claro que cada niño es diferente, incluso entre hermanos. La mejor guía es el cariño e ir aprendiendo juntos.

Con la idea de en alguna manera facilitar esta labor he resumido algunas nociones sobre procesos normales del niño y eventuales pautas de conducta. Estas están basadas en diversas fuentes y mi propia experiencia. Espero que se consideren guías de ayuda que pueden y deben ser adaptadas por los padres a su situación particular.

Estados de conciencia

Llanto

Sueño


Volver a inicio