LLANTO


Para los padres, en particular primerizos, el llanto del niño puede ser una importante causa de preocupación. Por este motivo me pareció necesario entregar algunas precisiones con respecto al llanto en un recién nacido normal. En estas líneas espero entregar un primer apoyo para que puedan ir conociendo mejor a su hijo y sus capacidades para calmarlo.

La mayoría de los recién nacidos sanos experimentan períodos de llanto durante el día cuyo origen no tiene una explicación clara. Se puede estimar con fines prácticos que un niño puede llorar por al menos estas causas : dolor, hambre, aburrimiento, incomodidad, cansancio o desahogo al final del día ( ver más adelante ) y es impresionante ver la rapidez con que las madres aprenden a reconocer los estados que el llanto traduce.

Es interesante señalar además que estos períodos de llanto diario se van incrementando en las primeras semanas en forma normal. De ese modo se ha observado que a las dos semanas de vida existirán alrededor de 12 períodos de llanto, con un total de dos horas diarios. Esto va aumentando en duración y hacia el segundo mes el llanto diario llega a casi tres horas. Posteriormente después del tercer mes va disminuyendo hasta una hora diaria. Junto a esta evolución normal del llanto se observa también, en muchos niños sanos, una mayor irritabilidad hacia el anochecer.

Teniendo esta historia natural del llanto del bebé normal presente, parece claro que el llanto debemos considerarlo un aspecto necesario en la relación del niño con su medio. Puede ser útil considerar que el llanto constituye el primer lenguaje infantil y una de las primeras labores de los padres, en particular de la madre, será ir entendiendo a su hijo a través del llanto. Afortunadamente a través de una larga y exitosa historia evolutiva las hembras humanas han desarrollado una extraordinaria capacidad de hacerlo constituyendo un verdadero instinto de maternidad esta habilidad. En este punto no quiero dejar pasar la ocasión de anotar que el hecho de dar pecho a su hijo en gran medida favorece el mejor establecimiento de esta capacidad.

Enfocadas así las cosas parece conveniente responder al llanto del niño y tener presente que este necesita que lo acaricien y tomen. Existe consenso en que es imposible malcriar a un lactante. ¿ Como malcriar a un hijo que se vuelve hacia sus padres en busca de amor y seguridad ?. La guía educacional de los padres debe estar basada en el amor y la sensatez. Mientras mayores sean su tacto, paciencia, sentido común y del humor , el niño derramará menos lágrimas. Existe bastante controversia en la necesidad de ir "educando" al niño durante los primeros meses de vida, esto quiere decir ir adaptándolo a las ideas de crianza de sus padres o, por el contrario, ir satisfaciendo sus necesidades a medida que las presente con lo que se espera que casi no llore, lo que se puede lograr bastante con lactancia materna a libre demanda. Aunque no hay consenso en cual conducta parental sea superior y existirán niños diferentes que obligarán a modificar todo, deben ser los propios padres quienes de común acuerdo definan su proceder. Conviene, eso si, tener presente algunos hechos recientes que harían preferir el máximo de apoyo físico y mínimo llanto para el mejor desarrollo del niño.Referencia

Es necesario considerar también que la respuesta de los padres, y en especial de la madre, puede estar influida por sus propios estados de ánimo. Por este motivo es recomendable que la madre descanse y duerma cada vez que le sea posible, aprovechando el sueño de su hijo.



PARA DISMINUIR EL LLANTO E IRRITABILIDAD :

- Tome en brazos a su hijo y acarícielo tanto cuando esté irritable como cuando esté tranquilo.

- Atienda rápidamente el llanto de su niño y no se preocupe de malcriarlo.

- Ayude a su hijo a calmarse sólo, por ejemplo adoptando una postura más cómoda.

- Desarrolle su propia pauta de acciones para calmarlo, por ejemplo :

(Elija de acuerdo a su propio criterio la o las acciones)

Tómelo en brazos

Cambie el pañal si está sucio

Acarícielo

Ofrezcale alimento si hace más de dos o tres horas que lo hizo

Ayúdelo a eructar ( sacar gases )

Use un chupete

Verifique que no tenga frío o calor, y que la ropa no esté apretada

Póngalo en un columpio o mecedora

Cárguelo en una bolsa al frente mientras realiza otras cosas

Hágalo escuchar una cajita de música, o música suave

Salga a pasear con él ( a pie o en vehículo)

Y, por último, déjelo en la cuna y permita que llore por unos minutos ( 5 a 10 minutos )

Repita la pauta si es necesario.


LLANTO EXCESIVO O COLICO :

El diagnóstico de cólico infantil es uno de los más empleados en niños menores de 4 meses y a la vez uno de los menos entendidos.
Etimológicamente cólico alude al intestino grueso o colon lo que se debió a que antiguamente se atribuyó el llanto a dolor intestinal.
En la actualidad sabemos que esto no es tan simple y si más bien una suma de factores donde el manejo de los padres del llanto del niño es fundamental en producir o no trastornos.

Definición
Una definición útil está basada en la duración del llanto y se resume en caracterizar el cólico por paroxismos de irritabilidad, inquietud y llanto durando más de tres horas en un día y que ocurre más de tres días en la semana por al menos tres semanas. Estos períodos de llanto se producen generalmente en las tardes o anochecer en un niño cuya edad está entre 15 días a 4 meses.

Sin embargo si se aplica esta definición a una población normal de niños alrededor del
50 % la cumplen, lo que plantea dudas en su validez. Además como veíamos inicialmente existe una evolución normal del llanto que se superpone con el período de cólicos.

Síntomas
Conviene señalar también que síntomas clásicos atribuidos a cólico como ser eliminar gases, abdomen hinchado, flexión de piernas y llanto al intentar alimentarse parecen ser conductas motoras no específicas que acompañan al llanto. Por otra parte a la luz de estudios clínicos exhaustivos se ha comprobado reiteradamente que la inmensa mayoría de estos bebés no presentan trastornos físicos y en aquellos que sí los tienen basta la historia y examen físico para identificarlos casi siempre. Esto explica por que no existen tratamientos farmacológicos verdaderamente eficaces.

Parece de beneficio para el niño y sus padres estar en conocimiento anticipado de la evolución del llanto en los primeros meses de vida y cambiar el enfoque de considerar su origen en dolor a más bien un fenómeno adaptativo del niño. Este debe lograr mayor madurez en el manejo de la información y estímulos del medio ambiente. En otras palabras el llanto vespertino será un desahogo al final de una jornada llena de estímulos que desbordan su capacidad de asimilarlos. Visto así se puede entender por que la mayoría de las veces cuando menos se hace es mejor. Al estar los padres tranquilos y darle tiempo al niño para llorar interviniendo con calma y buscando comprender las mejores técnicas para sosegar al niño, este no seguirá siendo bombardeado por estímulos con lo que logrará pacificarse antes.


Pauta de manejo para niños con llanto excesivo
( Cólico )


Eviten dejar al niño llorar sin atención. Para intentar reconocer por que llora consideren alguna de estas posibilidades:

Tiene hambre y desea alimento
Quiere chupar aunque no tiene hambre
Desea ser abrazado
Está aburrido y quiere estimulación
Está cansado y quiere dormir

y actúen de acuerdo a ella.

Si el llanto persiste más de 5 a 10 minutos intenten otra posibilidad.



Recomendaciones finales

No teman equivocarse, ya que el error muchas veces enseña más, y elijan las posibilidades de acuerdo a vuestro criterio.

No se preocupen de sobrealimentar al niño. No ocurrirá.

No se preocupen por malcriar a vuestro hijo. Tampoco ocurrirá.



Volver