Bebés estresados pueden presentar problemas más tarde

.

El monito es gracias a Fontanarrosa

Artículo periodístico de Maggie Fox, corresponsal de Salud y Ciencia.
Philadelphia, 17 febrero 1998 (Reuters).-

Un grupo de psiquiatras señaló el martes que puede haber una relación física que une a bebés estresados y desórdenes de personalidad en la vida adulta.
Los bebés que han sido hecho dormir sólos o no son tomados en brazos y confortados con facilidad pueden crecer susceptibles al cuadro denominado desórden post traumático de stress (DPTS) y problemas de personalidad, dijo el Dr. Michael Commons y sus colegas de la Escuela de Medicina de Harvard.
La idea que los bebés requieren contacto físico no es nueva, y es por lo cual ya no se acepta mantenerlos fuertemente fajados en una mantilla y dejarlos llorar por horas. Incluso estos investigadores hablando en la reunión anual de la Asociación Americana para el avance de la Ciencia señalaron que estaban ante los hallazgos iniciales de cambios físicos en el cerebro provocados por stress en la infancia.
"Los padres en muchas sociedades duermen con sus niños pequeños" dijo Commons en una conferencia de avances. "Como bebé el hecho de dormir sólo puede ser angustiante. Lo podemos apreciar por su llanto."
Los cientificos encontraron niveles más elevados de cortisol, hormona del stress, en los niños que lloran. Commons sugiere que la estimulación constante del cortisol en lactantes produce cambios físicos en el cerebro.
"Los hace más sensibles al efecto del stress, más propensos a enfermar, incluyendo enfermedades mentales y hace más díficil la recuperación de la enfermedad", dijo Commons. "Estos son cambios reales y no desaparecen."
Sus estudios se efectúan con kenianos, descendientes de mayas y habitantes de Boston.
En occidente se espera que los niños sean auto suficientes y enfrenten el peligro solos. "No tienen los recursos emocionales para buscar apoyo y consuelo y la experiencia se vuelve sobrecogedora", agregó Commons.
Otras sociedades culturales enseñan a los niños a estar próximos y buscar a otros para apoyo físico y emocional. "El pequeño duerme tocando a sus padres y es transportado en contacto estrecho con sus padres o algún miembro de la familia."
Commons citó teorías que apuntan a que este apoyo permanente mantiene bajo el nivel de cortisol y favorece un mejor desarrollo de las estructuras corticales del cerebro.
Es así como enfermedades como DPTS y fobias, en aumento en países industrializados como EEUU casi no existen en sociedades más primitivas.
Aunque aún no existen pruebas categóricas de esta teoría y Commons está planeando nuevos estudios con flujos sanguíneos cerebrales para comprobarla, señaló que los padres deben pensar cuidadosamente como tratan a los lactantes. "Creo que los niños deben ser acariciados, abrazados y besados." En las guarderías infantiles no deben ser mantenidos en cunas aislados si no más bien "deben dormir en contacto unos y otros."



Volver