Ventajas de la lactancia materna


La leche materna es el alimento del recién nacido humano. Actualmente los expertos en nutrición tienen claro que cada especie de mamíferos ha desarrollado a lo largo de miles de años la leche que mejor satisface los requerimientos de sus crías. Desde este punto de vista no cabe ninguna duda que no disponemos, y probablemente nunca llegaremos a disponer, de algún alimento que permita reemplazar la leche de su madre para el recién nacido. Es interesante señalar que mientras más pequeño el lactante más importante es que reciba leche materna.
Teniendo estas consideraciones en cuenta mencionaremos algunas de las ventajas que presenta la lactancia materna.


Ventajas nutricionales:

En la leche humana predominan nutrientes fácilmente digeribles y aprovechables por el organismo como son las proteínas del suero, lípidos y lactosa. Tiene además una proporción bien equilibrada de aminoácidos. En la leche de vaca predominan proteínas de la caseína las que son menos digeribles.
Incluso existen aminoácidos como la taurina y carnitina que tienen importantes funciones metabólicas en el desarrollo del cerebro y obtención de energía.
Por estos motivos es muy raro que el niño alimentado con pecho tenga algún déficit nutricional.
Conviene destacar además que la leche humana tiene un contenido acuoso absolutamente suficiente para el metabolismo del niño, incluso en climas muy calurosos. No es necesario por tanto agregar agua al niño alimentado al pecho.


Ventajas antialérgicas:

Los nutrientes de la leche materna, en especial las proteínas, no son reconocidos como sustancias ajenas por el organismo infantil. De este modo se evitan los fenómenos alérgicos y eccemas en ellos.
Se ha visto en estudios epidemiológicos que los niños alimentados con leche materna presentan menor incidencia de cuadros de diabetes y linfomas.


Ventajas inmunológicas:

La leche materna entrega, además de los nutrientes, una rica gama de sustancias y células con funciones defensivas. Esto está bien comprobado existiendo en los niños lactados por sus madres una incidencia francamente menor de problemas infecciosos. Los cuadros diarreicos no existen en los niños alimentados con pecho exclusivo y los cuadros respiratorios son menores tanto en número como gravedad.


Ventajas para la madre:

Para la madre las mamadas precoces después del parto disminuyen el riesgo de hemorragia post parto, estimulando la contracción e involución del útero.
Existen evidencias que señalan una menor incidencia de cáncer de ovario y de mama en mujeres que han amamantado.
El amamantamiento exclusivo tiene un potente efecto en el control de la fertilidad de la mujer. A mayor succión, mayor producción de prolactina y por consiguiente mayor efecto anovulatorio y amenorrea durante la lactancia. Esto además disminuye la incidencia de anemia por pérdida sanguínea en la madre.


Ventajas psicoafectivas:

El hecho de amamantar a su hijo permite establecer un vínculo psicoafectivo total. En estos niños estudios más tardíos apuntan a observar una mejor adaptación social y menos problemas de atención.
Incluso existe evidencia que apunta a que los niños alimentados con leche materna tendrán mejores resultados en test de inteligencia en edades posteriores de la vida, comparados con aquellos con lactancia artificial.Referencia

Ventajas económicas:

No deja de ser tremendamente importante el ahorro económico que representa el hecho que una madre decida mantener lactancia exclusiva, tanto a nivel familiar como de país, incluso con consideraciones de tipo ecológicas en relación al procesamiento industrial de alimentos lácteos artificiales.
Volver